VICERRECTORADO DE EXTENSION UNIVERSITARIA
UNIVERSIDAD DE CÁDIZ
 Página Principal
XIX Premio de Creación Literaria EL DRAG
año 1999


Poesía
PRIMER PREMIO:
"MI LEGADO” presentado por Antonio Moure Sánchez.
ACCÉSIT:
"TRIPAS" presentado por Ignacio Ory Arriaga.
Relato Corto
PRIMER PREMIO:
QUIZÁS… LA VIÑA” presentado por Luis Paúl Delgado de Mendoza.
Cómic
ACCÉSIT:
 “EL SÚPER Y SU DTCA” presentado por José Luis Vicente Alconchel, Manuel Pardo Rodríguez y Juan Manuel Noel García.


PRIMER PREMIO

Mi legado

Hoy te escribo este romance
nacido a solas conmigo.
Hoy te escribo porque el alma
se ha cansado de ser nido
de palabras nunca dichas,
de sentimientos cautivos.
Hoy, he roto las cadenas
y he cruzado los abismos
para llegar al remanso
de los espejos dormidos,
donde guardo tu reflejo
acariciando mi sino.

Porque así, bebiendo el agua
de tu brillo cristalino,
- y aunque sé que en la balanza
de lo dado y recibido
alcancé la bancarrota
por llevarte al infinito -,
ya no importa la violeta
ni el color del paraíso.

Sólo tú. Tu simetría
de pasión y raciocinio
con veinte años que pesan
como veinte largos siglos.
Todo tu yo. Y tu nada.
Tu grandeza. Tu vacío.
Tu aritmética academia
de lo humano y lo divino.
Tu sonrisa transparente;
tu coraje bien medido;
el ruiseñor de tu llanto
y el sollozo de su trino.

Si tú quieres, yo estaré
en un lugar escondido
aligerando tu carga
y allanando tus caminos.
Ni siquiera sabrás nunca
dónde estoy ni dónde habito:
si en el bronce de tus ojos,
en la arena de tus rizos,
u oculto bajo las ramas
del árbol de tu cariño.

Iré allí donde me lleve
el aire de tus suspiros,
tu nostalgia, tus recuerdos,
tu silencio, tus delirios.
Moraré donde la angustia
te carcoma los sentidos
y a la sombra del amargo
limonero de tu hastío.
Donde esté tu corazón
y tu flecha de cupido.
Donde el alba y el ocaso,
en tu fin y en tu principio.

Ya no importa mi alegría
ni el morado de los lirios…

Ya no importa si te quiero
ni mi ayer cómo te quiso,
si fui tenorio de un sueño
buscando besos prohibidos.

¡Qué más da! Si ya no duelen
de esa rosa sus espinos
porque cerré toda herida
abierta en aquel castigo.

Si tú quieres, me tendrás
como un susurro en tu oído,
como el ángel que te guarda,
por soldado y por castillo
velando en armas tu nombre
y el toisón de tu apellido.

Mas si no quieres, también.
Eternamente contigo
aunque sea por los campos
del destierro que es tu olvido.

Lema: EL ALJIBE Y LA LUNA


Título: Tripas
Lema: De aquicito nomás

Tripas

I
 [Sobrevuelo]

Si consiguiera, Renata, que esto cayera en tus manos
haber tenido que morir mil veces
y mil veces vuelto a nacer como otro
me habría servido de algo.
Me bastaría una ojeada filosa y escamada,
apenas un vistazo sin gesto definido.
Has de saber que yo ya no soy lo que era ayer;
ayer era un comprimido para tu tos (todavía guardo
mi piel de plástico a dos colores).
Hoy soy una mosca. Una mosca con mis alas
y mis patitas y todos mis complementos de mosca verdad:
te sobrevuelo probablemente con el verbo, te intuyo
impasible (imposible) bajo mi atmósfera.
Me acerco ansioso hacia ti, dando vueltas y vueltas,
ahora acá, luego allí, y sin cansancio posible
me acerco a la superficie de ese planeta
que eres tú; rojiza e irrespirable,
sin vida conocida entre los poros. La mosca
querría posarse, harta de sobremirarte y atisbar de lejos
tu impostura, pero un rugido de millón de gaviotas
en su oído se le clava en el boquete negro de alma de mosca.
No es fácil renatizar en tu inmensidad y anclarse
en tu espesor de infinita mujer. No es fácil saber
desde mucho antes de todo y nada que nunca podré
perderme en tu sexo acuático y simpático, en tu trampolín
de caderas arrojarme y marearme de tanto ti,
ti amando-sudando-brillando-cantando-llorando.
Si nos estuvieras tan lejos de comprender que es posible
(dicen que es posible)
amar a una mosca, a un hombre-mosca,
a un hombre-hombre u otros nombres...
Si consiguiera, tan sólo, que esto cayera en tus manos
mientras te sobrevuelo borracho de deseos,
te haría el amor -Renata-, el amor
aunque fuera con el polen que llevo
y esparzo, astutamente, en estos versos.
 

II
[Inventario del vacío]
 

El hueco de las nubes
la memoria de los pájaros
el lagrimal del banquero
la honestidad del político
la disculpa del traidor

La justicia
el corazón del general
(inmune por razones humanitarias)
la idea de Dios
las razones para no actuar

Las verdades con mayúsculas
mi alma desarmada
el hueco entre mi pecho y mi pena
la oquedad que lleva tu nombre
el domingo, siempre el domingo
Hoy como ayer y como mañana
el cerebro del fascista
el estómago del forense
los días sin ti
la materia de la esperanza
El sinónimo de la nostalgia
las respuestas, las preguntas
el día que te perdí
las tripas del sur
la vergüenza del norte

La sensación de fin de fiesta
el hueco de la puñalada
este nudo que tengo
la duración de la felicidad ja, ja
mi expediente en tus archivos.
 

III
[El cielo en la yerba]

Apenas miro hacia abajo y ya me levantáis la vida a carcajadas. Me quiero jubilar de todo y me entregáis el alma envuelta para regalo. No sabéis quién creó el mundo pero lo inventáis cada día y me ponéis en medio a que lo mire. Andando juntos cada paso ha sido nuevo y huele a limpio, y a falta de dioses que os perdonen tanta vida habéis bebido el cielo a ras de yerba, tan a dentelladas os coméis el mundo... Hoy que es día de intemarse, de mirar adentro y distinguirse, quiero regalarme las canciones que hablan de nosotros, las canciones que nos cantan el camino y recorrerlas con los poros abiertos, acaso tan feliz en este instante.



No sé qué título ponerle, quizás…LA VIÑA.

 Lo que más me jode de los autores jóvenes de la literatura española es esa visión que dan de la juventud de hoy en día. Me gusta Mañas, creo que tiene un estilo diferente, al principio no me gustaba, pensaba que eso no era literatura sino sólo lectura, igual que cuando vas a cagar y te pones a leer la etiqueta del champú y del gel, lo mismo. Ray Loriga también me gusta pero, claro, a éste me acerqué cuando ya tenía digerido a Mañas. Lo que me jode es que se empeñen en presentarte a un puñado de niños de papá como víctimas de su propia clase y de su dinero. José Ángel Mañas debería vivir en mi barrio, si se alejase del puto Madrid por un año y se viniese a vivir a la Viña, seguro que su visión de la juventud cambiaba.

 Cádiz es diferente. Aquí si uno coge los ciegos más grandes del mundo o se pasa de porros o le da a la coca (que no es tan común teniendo en cuenta que aquí no hay dinero para esas cosas), no porque esté frustrado por el éxito de su padre, sino porque o no conoce una mejor manera de divertirse o sencillamente porque está hasta el carajo de todo. Lo peor de todo no son esos crucifijos que se hacen con pinzas de tender la ropa, eso es una gilipollez que sólo se le ocurre decir a un niño bien, lo peor de todo es tener ambiciones, tener sueños, tener esperanzas y vivir en una calle en la que la semana pasada me encontré dos compresas tiradas en el suelo.

 Yo y mis colegas también cogemos ciegos, no como los niñatos de "Historias del Kronen", pero todos los fines de semana nos pegamos una buena borrachera de Ballantines, porque no tenemos donde caernos muertos pero preferimos morir de pobres que de una intoxicación por culpa de beber una mierda de whisky de ese que se ve por ahí: Green Garden, DYC, y cualquier mierda de esas. Uno de mi clase bebe whisky Pryca y el cabrón es hijo de un militar con más duros que la hostia, lo peor es que el imbécil realmente ha llegado a creer que le gusta. En realidad este niñato es una de esas personas a las que el whisky que beben los fines de semana no le importa demasiado, porque es una persona afortunada: tiene novia. Ni yo ni mis colegas tenemos novia, por eso nos preocupamos de al menos beber un buen whisky.

 Yo no tengo novia, lo que tengo es una resaca de puta madre. Es sábado por la mañana, mis padres han salido a comer a casa de mi tía Emilia. Me alegro, porque creo que voy a patear. Lo que más me jode de la resaca no es el dolor de cabeza, ni las ganas de vomitar. Lo que no soporto es que mis morazos han llegado ya a tal punto que confundo los recuerdos de lo que pasó la noche anterior con lo que he soñado. Es una putada, porque a veces es peor porque recuerdas alguna situación vergonzosa y desearías que fuera un sueño, pero en realidad sucedió. Anoche estuve con algunos viejos compañeros del instituto, no recuerdo quienes eran, creo que en algún momento hablamos de literatura inglesa, por una parte, quizás esto último fue un sueño, pero no sé, me suena demasiado aburrido. Vi a Eva, yo salí con ella una temporada, me fui con ella a dar una vuelta porque estaba harto de mis colegas y porque era un polvo seguro. Recuerdo que me enrollé con ella en la playa, tengo arena en mis bolsillos para probármelo y no recuerdo si me la tiré, pero esta mañana me faltaba un condón en la cartera, así que todo parece indicar que lo hice. También vi a la niña más bonita del mundo, a Mónica, estoy loco por esa chiquilla desde que la vi por primera vez. Anoche ella se acercó a mí y por fin encontré valor para ser sincero, tan sólo obtuve un beso pero para mí fue todo un mundo. No sé si lo comprendéis, mis labios tocaron los suyos, fue alucinante y hoy me siento esperanzado por primera vez en mucho tiempo. Claro, que me sentiría mucho mejor si esta última parte no hubiese sido un sueño, en realidad dudo si realmente tan siquiera vi a Mónica anoche.

 Ha sonado el teléfono y al descolgarlo no han contestado, sólo se ha escuchado un suspiro de mujer. Antes ni siquiera suspiraban, vamos avanzando. Yo sé que es Vero así que he dicho su nombre pero ella ha colgado. Vero es una chavala con la que me lie cuando aún estaba saliendo con Eva. Ella también tenía novio, así que como estaba buena, yo estaba pitoso y ninguno de los dos teníamos vergüenza, pues pasó lo que pasó. Seguimos un par de semanas pero lo dejamos porque yo no quería que Eva se enterase, no es que no quisiera hacerle daño, eso me importaba una mierda, lo que pasa es que simplemente no quería que se enterase. Creo que Vero no se lo tomó bien y es ella la que llama.

 Ha vuelto a sonar el teléfono y esta vez era Luismi, va a venir esta tarde con Raúl y los otros para ver unos cortos que le han dejado, como siempre traerá dos cortos nuevos y después querrá que veamos otra vez "La Viga". A mí el que me gusta es "Mirindas Asesinas" de Alex de la Iglesia, yo flipo con ese corto, si tuviéramos los medios nosotros también haríamos cortos como ése. Toda la pandilla es aficionada al cine, también nos gusta la literatura y casi todos tenemos alguna facetilla artística. Hacemos muchos cortos, también escribimos pequeños guiones y alguna que otra historia corta. Si yo fuese uno de esos filósofos como Sabater que lo saben todo porque lo han estudiado en un libro muy gordo de pasta dura, diría que mi pandilla sólo disfruta con las piezas cortas (sean escritas o cinematográficas) porque somos de la generación X y nos gusta que las cosas sean sencillas y efectivas. A mí no me gustan este tipo de personas que ganan un montón de dinero por decir cuatro polladas que mucha gente piensa también. A mí no me pagan por sacar esas conclusiones pero si lo hicieran, daría mi opinión, y ésta es que yo creo que nos gustan las cosas cortas porque somos demasiado flojos como para hacer cosas largas.

 Esta tarde me lo he pasado bien con el de los frustrados en mi casa viendo cortos. Si viviésemos en Madrid quizá ya nos habría llegado alguna oportunidad, pero en esta ciudad la única promoción que se hace para aquellos que intentan sacar adelante alguna faceta cultural, es un jodido concurso una vez al año. Yo no digo que en Madrid, los productores y los editores llamen a tu puerta, pero hay infinitamente más probabilidades que aquí. Cuando acabe la carrera iré a Madrid o a Barcelona, a buscar oportunidades. Me gustaría estudiar allí, pero claro, yo no soy un personaje sacado de una novela de Mañas al que los padres pueden mandar a estudiar donde quieran. Esto es lo que hace que a veces odie mi barrio. Es una trampa mortal. No perdona a los soñadores y a los que aspiran a más. Mi gran sueño sería vivir aquí, pero haciendo lo que a mí me gusta, no el trabajo que con mucha suerte pueda encontrar. No puedo pensar en un futuro sin los atardeceres de mi playa, pero no puedo pensar en ningún futuro en mi barrio.

 Muchas veces pienso en que me voy a vender. Me voy a adaptar. Voy a comprarme una moto, una ropita de moda y  voy a salir en alguna jodida comparsa. Quizás así el setenta y cinco por ciento de las niñas de mi ciudad, que tienen la más triste mentalidad de pueblo que me he echado a la cara, se fijen en mí. Quizá así Mónica se fije en mí. No creo que jamás en la vida encuentre el éxito por la vía profesional, así que, al menos, podría intentarlo por la sentimental.

 Raúl dice que ayer fui un cabrón porque cuando me fui con Eva, todos decidieron tirar para la Punta y como yo soy el único, aparte de él, al que no le gusta ir, se tuvo que joder y seguir a los otros. También me contaron el ridículo que hice con Mónica. No fue grave, simplemente me puse nervioso y, como siempre, empecé a hablar de gilipolleces. Ellos dicen que a esa chiquilla en realidad le gusto, pero claro, todos son unos frustrados como yo. De todas formas un día encontraré el valor para plantarme frente a ella y decirle un par de verdades, ¿qué tengo que perder?

 Mientras veíamos los cortos ha sonado el teléfono. Era Vero de nuevo. En realidad podría ser cualquier persona pero yo creo que es ella.

 El fin de semana que viene rodaremos un nuevo corto. Se me ha ocurrido una idea. Haremos como si fuéramos un grupo de colgados que intentan rodar un video Snuff, de esos con un mendigo, pero que las cosas se nos joden al final. Podría ser bueno, de todas formas no vamos a ganar nada con eso, ya lo tenemos asumido, pero cuando acabemos las carreras nos vamos a largar y nos llegará la oportunidad, por lo menos a algunos de nosotros.

 No voy a patear porque ya lo hice anoche. Hoy es domingo por la mañana así que la resaca es mucho mayor que la de ayer. Anoche cayeron cuatro botellas para seis personas. Dos tíos se rajaron a última hora y no íbamos a tirar el Ballantines, ¿no? Volví a ver a Eva, esta vez no me la tiré, lo recuerdo y tengo los mismos condones con los que salí de casa, por eso estoy seguro. También vi a Vero y le pregunté que si era ella la que llamaba y colgaba. Efectivamente era ella, al menos lo confesó. Lástima que fuera un sueño, como he dicho confundo los recuerdos reales y los oníricos. Vi a Mónica, eso fue real. Nos besamos, eso fue un sueño. Hablamos, eso fue real. Le confesé lo que sentía por ella y eso fue en la realidad y en los sueños. Me dijo que sentía lo mismo y, por supuesto, fue en el sueño. En la realidad se rio de mí. Creía que no tenía nada que perder, pero aún pude perder mi orgullo y mis esperanzas de utilizar la vía sentimental como camino hacia el éxito. Creo que es la primera vez que se portaba así conmigo. Siempre había sido bastante más educada, incluso llegué a creer que tenía posibilidades. Recordar todo esto no ayuda demasiado a mi resaca. Lo estoy pensando mejor y creo que finalmente sí voy a patear.

 Lo que más me jode de los autores jóvenes de la literatura española es esa visión que dan de la juventud de hoy en día. Me jode que te presenten a niños bien como a víctimas cuando en mi barrio, mis colegas y yo, luchamos contra una pobreza y una escasez de oportunidades reales. Me jode que Loriga diga que lo peor de todo son los crucifijos hechos con pinzas de tender. Me jode profundamente verme en un pozo que si bien sí tiene fondo, es bastante difícil salir de él. Me jode mi barrio porque es autodestructivo, pero lo adoro. No sé, quizá lo que realmente me joda es que mi vida se parece en muchos aspectos a la de los putos pijos de las novelas que están de moda. Todo es cuestión de pensarlo dos veces. Si José Ángel Mañas dejara el puto Madrid por un año y viniera a vivir a la Viña seguro que su visión de la juventud cambiaba.

 Ha sonado el teléfono de nuevo y han vuelto a colgar. Era Vero. En realidad podría ser cualquier persona pero yo creo que es ella.

ACCÉSIT CÓMIC