Propiedades terapéuticas de Cannabis sativa, una aproximación científica

  

Juan Gibert Rahola, Catedrático del Departamento de Neurociencias de la  Universidad de Cádiz se muestra escéptico frente al empleo terapéutico de compuestos derivados del Cannabis.

Recientemente han aparecido en los medios de comunicación estudios sobre las propiedades analgésicas y neuroprotectoras de los cannabinoles. Juan Gibert es el co-responsable del grupo de investigación “Neurosicofarmacología” y posee una amplia experiencia investigadora en relación con los mecanismos de acción y los efectos de medicamentos sobre el sistema nervioso, así mismo, se ocupan de los síntomas producidos por mecanismos nerviosos como el dolor.

Efectos del Cannabis sobre el Sistema Nervioso.

El Cannabis contiene una serie de compuestos conocidos genéricamente como cannabinoles, que actúan sobre el Sistema Nervioso Central, a través de receptores específicos y producen diversas modificaciones del pensamiento y la conducta. Sus efectos son fundamentalmente sedantes pero pueden producir, además, alucinaciones y afectar a las percepciones, en función de la dosis consumida.

Los efectos de los derivados del Cannabis sobre el sistema nervioso han despertado el interés de los investigadores, que como científicos rechazan tanto los prejuicios como los mitos generados entorno a la marihuana y se afanan por encontrar evidencias científicas que permitan conocer las propiedades reales de esta planta.

En este sentido, existen numerosas publicaciones científicas que recogen estudios sobre la acción de los compuestos presentes en el Cannabis en el Sistema Nervioso. Estas investigaciones señalan que dichas sustancias pueden inducir cuadros sintomátológicos parecidos a la esquizofrenia, poseen efectos negativos agudos sobre la cognición (aunque pasajeros), e incrementan el riesgo de sufrir psicosis. Por otro lado, se han publicado modelos experimentales que revelan un efecto beneficioso, en animales aquejados de enfermedades neurodegenerativas, como la esclerosis múltiple, dadas la propiedades antiinflmatorias y antioxidantes de esta familia de compuestos, y sus efectos en la modulación de la neurotransmisión.

Aplicaciones terapéuticas

De acuerdo con  estos estudios, Juan Gibert señala que es posible que en el futuro se desarrollen medicamentos basados en los principios activos del Cannabis, dado que está demostrado que dichos compuestos tienen acciones a nivel del Sistema Nervioso Central que pueden tener aplicaciones terapéuticas. Pero al mismo tiempo afirma que hoy en día no existen estudios científicos rigurosos que permitan afirmar con rotundidad estas propiedades y sobre todo, en lo que se refiere a la utilización de los cannabinoles en el tratamiento del dolor, destaca que se dispone de analgésicos  suficientemente potentes y bien estudiados, de los cuales se conoce la relación riesgo-beneficio, como por ejemplo el tramadol y otros del mismo grupo, sustancias que se están estudiando en su Departamento por el grupo dirigido pro el Prof. J.A. Micó. Esto hace que el papel del Cannabis como analgésico quede, de momento, como una opción de futuro a la espera de tener estudios que representen una evidencia científica real de la relación beneficio/riesgo de estos derivados.

 

Con respecto a sus propiedades como neuroprotector, si que parecen más prometedoras pero, igualmente, se cuenta en la actualidad con otras moléculas como la memantina que se va a introducir en el mercado y otras que se hallan en fase de investigación cuyo efecto como neuroprotectores está demostrado, y considera preferible emplear éstas aproximaciones terapéuticas más contrastadas.

 

 

Navegue a través de UCA-INVESTIGA usando el siguiente menú: